Menú Cerrar

Review: Logitech G513 Carbon

En un mundo recargado de teclados gaming mecánicos donde practicamente usan todos los mismos tipos de interruptores de teclas, los estupendos Cherry MX (o imitaciones de este), el Logitech G513 Carbon (189€ PVP oficial) se destaca creando su propio mecanismo. Pero vamos a empezar por el principio.

Round 1: El Hardware

Equipado con la tecnología Lightsync RGB de Logitech, (ya sabeis la mania esa de que ahora no es gaming si no tiene lucecitas) un muy cómodo reposamanos y un acabado de aluminio anodizado que es genial al tacto y para mi gusto a la vista tambien, este teclado insignia de Logitech tiene un precio inferior a su rival, el Razer BlackWidow Chroma V2 y además conserva la mayoría de sus características. Por si fuera poco, está muy por debajo del precio de calle del todopoderoso Corsair K95 RGB Platinum (yo vengo de un k65 de Corsair antes de adquirir este), a la vez que lleva impresa gran parte de su estética. (yo lo he adquirido por 179€ en un mediamark) Si estás dispuesto a prescindir de las teclas de macro dedicadas y los controles de multimedia del sublime K95, es una alternativa realmente sólida.

Disponible con dos versiones de pulsador de tecla de Logitech (“Romer-G Tactile” y el más nuevo “Romer-G Linear”), los pulsadores de fabricación propia del G513 Carbon son una carta más de la que dispone a la hora de presentarse al usuario. Fueron desarrollados en colaboración con Omron, la misma compañía que hace que los pulsadores de botones de gama premium se encuentren dentro de algunos ratones para juegos de gama alta mas valorados por los usuarios, como el HyperX Pulsefire FPS y el Cougar Surpassion. En la redacción, hemos podido probar la diferencia entre los interruptores de tecla Táctil y Lineal no es tan notable la distinción entre, por ejemplo, Cherry MX Reds y Cherry MX Blues. Sin embargo, los interruptores Romer-G son satisfactorios jugando y trabajando con ellos, lo que hace una alternativa factible a Cherry-Switch.

El Logitech G513 Carbon está disponible en dos combinaciones de colores, negro y plateado. (El modelo plateado no lo he visto en ningún sitio). El esquema de color negro se parece a un teclado de iMac Pro de Apple color Space Grey, pero para mi gusto con una estética mejor que la de Apple. El modelo negro que revisamos aquí tiene un acabado mate precioso para mi gusto y la parte delantera del teclado viene marcada con finas líneas que le dan un aspecto muy premium y está acentuada por un logotipo “G” estilizado en la parte superior derecha. El look general es sinceramente, bastante industrial y minimalista, aunque en mi caso lo agradezco, llevo 2 teclados que parecen discotecas y primos de Optimus Prime, asi que lo agradezco.

Cabe destacar que no hay teclas y controles de macro (un gran fallo en un teclado gaming) cosa que si se encuentran en muchos teclados rivales orientados a gaming en este rango de precios. Tampoco dispone de un rodillo para controlar el volumen como el Corsair K95, por ejemplo, esto se habría apreciado bastante en teclado de este precio.

Sobre el papel, el Logitech G513 Carbon es un teclado típico de 101 teclas, con 12 teclas adicionales disponibles en la caja (reemplazos para el WASD y las teclas de función); estos tienen tapas en ángulo para que tus dedos se distingan por tacto. Los interruptores Romer-G no son tan nítidos ni rápidos en su respuesta de pulsación de tecla, pero se notan resistentes y hacen que el G513 Carbon sea mucho más silencioso de teclear que la mayoría de los teclados mecánicos. (Aunque yo en los Streaming sigo escuchando cuando tecleo y por tanto mis suscriptores también).

Independientemente de que estilo de tecla elijas de Romer-G, las dimensiones del G513 Carbon siguen siendo las mismas, de 5.20 por 17.91 por 1.33 pulgadas, y con un peso de un poco mas de 1 kg. El cuerpo tiene un perfil delgado, no está pensado para llevártelo de arriba abajo, pero si terminas moviéndolo no es extremadamente aparatoso, además el reposa muñecas que incorpora (del que hablamos más abajo) va separado y es por tanto rapido a lo hora de recogerlo, el cable USB está recubierto con un refuerzo de goma gruesa por la parte que protege la junta flexible donde sale del propio teclado y en el extremo que va al PC, tiene un diseño de conector bifurcado de USB doble (que ocupa dos puertos USB en tu PC vamos). El teclado necesita esa segunda conexión USB debido a un puerto USB extra en la parte posterior del teclado (como la mayoría de los teclados de estas gamas), destinado a un mouse, cargadores o auriculares. Está ubicado justo debajo del logo “G” al lado derecho del teclado.

El reposamanos es grande en altura e igual de ancho que el G513 Carbon (3.46 por 17.52 pulgadas (profundidad por ancho)), este carece de la conexión magnética del BlackWidow Chroma V2 al teclado o de un punto de anclaje al propio teclado para evitar que se mueva. Simplemente lo pegas junto al teclado y los agarres en la parte inferior lo mantienen en su lugar, a mi personalmente me es cómodo a la hora de limpiarlo, a la hora de jugar si me vengo muy arriba se mueve un poco y puede resultar molesto para lo mas sibaritas, no hubiera estado de mas la conexión imantada como el modelo de Razer. A diferencia del resto de reposamanos, que son de plástico con inserciones de goma, el Logitech es de piel sintética acolchada, viscoelástica y que vuelve a su aspecto original tras su uso, muy cómodo. Personalmente, es lo mas cómodo que he probado en todos los teclados que he probado en mi vida.

Los interruptores del G513 Carbon están pensados para llegar a 70 millones de pulsaciones. Si juegas con moderación, ese límite tardaría más de 150 años en alcanzarse. Suponiendo que eres un simple mortal como yo, antes te cambias el teclado por gusto que llegas al tope de vida útil de sus teclas. La fuerza requerida para activar cada pulsación en el G513 Carbon es de 45 gramos de fuerza (gf), la misma que la clasificación de las versiones Cherry MX Brown o MX Speed ​​del K95 RGB Platinum de Corsair, pero inferior a los 50gf exigidos por el BlackWidow Chroma V2 de Razer. La distancia de actuación de cada tecla es de 1.5 mm en ambos Modelos Romer-G lineales y táctiles.

En cuanto a su rendimiento, Logitech dice que su teclado de juego mecánico G513 Carbon responde 10 ms más rápido y actúa un 25 por ciento más rápido que el Razer BlackWidow Chroma V2. Lógicamente no tenemos una forma real de ponerlas a prueba, la diferencia es insignificante y mas allá de vacilarle a tu colega que la tuya es mas rapida no encontraras ninguna diferencia. En nuestras sesiones de juego con el G513 Carbon, no pudimos notar una diferencia, y yo personalmente a parte de la comodidad y el menor ruido de sus teclas no note ninguna diferencia más a mi antiguo Corsair.

Round 2: Software

Por supuesto, el G513 Carbon es un teclado para juegos y en esta época, o lleva lucecitas RGB y un software para poder personalizarlas o no es Gaming.

El G513 Carbon no solo tiene la opción de configurar zonas de iluminación por medio de su Logitech Gaming Software (LGS), sino también la personalización de la retroiluminación por tecla. Puede hacer, digamos, que las teclas WASD se enciendan como un grupo, con el color que desee, y también tiene la libertad de elegir entre 16.8 millones de colores en una sola tecla. El resultado: personalización infinita, como marca el manual del buen gamer.

Dicho esto, los colores de iluminación de las teclas aparecen un poco tenues en comparación con otros teclados RGB del mercado, especialmente el K95 RGB Platinum. Incluso el propio Orion Spectrum G810 de Logitech parece brillar más. Si bien prefiero la sutileza del G513 Carbon, algunos jugadores tienden a disfrutar de los teclados más salpicados: cuanto más ostentosa sea la iluminación, mejor. Para estos amantes de los árboles de navidad hechos teclado, la opción de aumentar la intensidad hubiera satisfecho su fetiche, pero no, es la que hay (cosa que por mi parte agradezco).

LGS en sí no ha cambiado mucho en los más de tres años que hace que lo uso. Puede ser confuso al principio, pero está hecho para preescolar. La interfaz en comparación con, por ejemplo, Razer’s Synapse 3, es un poco mas liante, claro que personalmente encuentro mas ordenada la de LGS, y más simplificada la de Razer, pero eso es cuestión de gustos. Por otro lado, en comparación con el engorroso software UIX System de Cougar utilizado en teclados como el Cougar Attack X3 RGB, le pega mil vueltas. El rival más acérrimo de LGS, para nosotros, es el Corsair Utility Engine (CUE) de Corsair, cuya cantidad de opciones de personalización y configuración interfieren con su facilidad de uso y eso puede echar a alguno para atrás.

La mayoría de las funciones de LGS se dividen en cuatro categorías, cada una representada por un simple icono en la parte inferior derecha de la pantalla. Estas son “Personalizar teclas G” (representadas por una tecla G), “Configuración de iluminación” (una bombilla de luz), “Configuración de modo de juego” (una tecla con un joystick en ella) y “Análisis de entrada” (una G con mapa de calor llave).

La primera sección, Personalizar teclas G, es donde puede configurar las 11 teclas de función en la fila superior para realizar acciones específicas. El Logitech G513 Carbon no tiene teclas de macro extras, solo podremos configurar las teclas de función presionando la tecla Fn para activar estas funciones alternativas configurables, que van de las teclas F5 a F12, así como los botones Imprimir pantalla, Bloquear pantalla y Pausa. Se puede seleccionar entre una variedad de comandos, como una sola pulsación de tecla, una combinación de pulsaciones de tecla, accesos directos para pegar bloques de texto completos y los controles obvios de reproducción, pausa, parada y volumen que la mayoría de la gente está acostumbrada a usar en la fila de teclas de funciones.


En la segunda sección, Configuración de iluminación, podemos seleccionar entre cuatro modos de iluminación diferentes: Estilo libre, Zonas, Efectos y Sus efectos. El primero, te permite configurar el color de cada tecla individualmente, aunque muchos jugadores encontrarán este proceso un trabajo de chinos (disculpa si eres chino y etas leyendo esto, es una forma de hablar). Primero, señalas el color deseado en una rueda de color, luego haces clic en las teclas, una por una, para cambiar sus colores. Es lo suficientemente fácil como para cambiar un puñado de teclas a la vez, pero para personalizaciones más complicadas, me gustaría poder hacerlo más rápido, por ejemplo seleccionando varias a la vez.

Seguidamente, tenemos el modo de iluminación de Zonas. Usando el panel de Zonas de iluminación en la parte inferior derecha, puedes crear “zonas” (grupos de teclas a iluminar), etiquetando cada una con un título descriptivo para que te orientes mejor (por ejemplo la típica combinación WASD, asignarle la etiqueta de movimiento) antes de seleccionar un grupo de teclas para asignar a esa zona. Este proceso invalida prácticamente el modelo anterior, ya que es mucho mas rápido, tienes que crear una zona antes de seleccionar las teclas para que las teclas se conviertan en parte de esa zona. Seleccionar las teclas primero no funcionará. Además, para según que juegos como el LOL a lo mejor te interesa asignar un color distinto a cada habilidad, para ello deberíamos seleccionar el perfil anterior.

En Efectos, puedes elegir entre una gran cantidad de animaciones preestablecidas, en todo el teclado, como una simulación de Respiración, Efecto de estrella, Ciclo de color, Onda de color, Presión de tecla (muy guapo este) y Rizo. Puedes personalizar cada uno de estos efectos para moverse más rápido o más lento dependiendo de tus gustos. En Sus efectos, el último de los modos de iluminación del G513 Carbon, puedes seleccionar incluso más efectos de iluminación predeterminados o crear tus propias animaciones en una interfaz bastante intuitiva. Por desgracia, Logitech no proporciona un tutorial que enseñe cómo usar el creador de efectos, así que toca tirar de Youtube si quieres sacarle todo el partido posible a esta poderosa herramienta de la personalización.

En la interfaz principal de LGS: si nos dirigimos a la pestaña Configuración del modo de juego, encontramos un grupo de cajas negras, en las que crearemos y seleccionaremos perfiles para juegos específicos. Por ejemplo, si deseamos deshabilitar la tecla de Windows, pero solo en Overwatch, podemos hacerlo. O, si queremos encender solo las teclas WASD en World of Warcraft, también podemos hacerlo. Las opciones son infinitas, teniendo en cuenta que los perfiles se pueden vincular a cualquiera de los cuatro modos de iluminación.

Por último, el Centro de análisis de entrada registra y muestra qué teclas presiona más, digamos que es algo así como un “centro de estadísticas” sobre la forma en que usamos el teclado. Si lo activamos y empezamos a jugar a Apex o Fornite, (o al juego que quieras) más tarde, podemos ver un Mapa de Calor de Presión de Teclas (las teclas que presionamos más) y la Duración de la Tecla (Cuanto tiempo presionas cada tecla). Estas estadísticas satisfarán a los curiosos por saber qué teclas está usando en exceso  o si necesita cuantificar sus reflejos al recargar tu arma en Overwatch, LGS lo tiene cubierto.

Final Round

El Logitech G513 Carbon combina una gran versatilidad y comodidad en un teclado atractivo para aquellos a quienes les gustan las lucecitas pero sin pasarse con un aspecto minimalista que encantara a unos y desagradara a otros. Después de unos días de trabajo y largas sesiones de juego con Romer-G, encontré que la experiencia de escribir era igual de agradable que la de jugar y me di cuenta de que este teclado solo se ve limitado por su falta de teclas de macro o multimedia dedicadas, que no hechas en falta hasta que no la tienes.

Los mecanismos de las teclas pueden tener un atractivo especial para aquellos que no están satisfechos del todo por el motivo que sea con los Cherry. Los Romer-Gs no son para todos; algunos jugadores experimentados van a arriesgarse ante cualquier cosa que no haya sido hecha por Cherry, y no encontré una gran diferencia en la sensación entre lo táctil y lo lineal. Pero ambos resultan bastante cómodos.

Eso sí, su reposamuñecas ha sido amor a primer uso. Lógicamente, si puedes,  te recomiendo que vayas a una tienda para probar el Logitech G513 Carbon contra el Corsair K95 RGB Platinum (u otro teclado basado en Cherry MX ) sentir la diferencia tú mismo. Es una elección de Ferrari contra Lamborguini, de Fanta contra Kas. Puede caer en cuenta de que el buque insignia de Corsair, con sus teclas extras de medios y macros, vale el coste adicional de euros. Por otro lado, el Logitech G513 Carbon es un tablero mecánico muy silencioso, de aspecto menos ostentoso y que puede adaptarse mejor a tus gustos y dedos, y si es así, ahorrar algunos euros para tu cartera.

 

Logitech G513 Carbon

8.8

Diseño

9.0/10

Ergonomia

9.8/10

Ruido de teclas

7.0/10

Software

9.5/10

Precio

8.9/10
Compártelo:

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar de