Menú Cerrar

Una plaga en nuestras cárceles: Los mini móviles

Los teléfonos móviles no han parado de crecer en tamaño y prestaciones a un ritmo imparable. Pero aún hay sitios donde un móvil pequeño, incluso más que un mechero tiene mucha utilidad, por ejemplo: La cárcel.

Uno de los objetos que más se está requisando últimamente en nuestras cárceles es nada más y nada menos que un teléfono móvil. En concreto los que más triunfan entre los presos son los: L8Star BM70 y L8Star BM10.

Estos pequeños teléfonos, el cual cuesta menos de 20€ miden literalmente menos que un mechero, y se cuelan en nuestras cárceles de muchas maneras… y con semejante tamaño ya os podéis hacer una idea de muchas formas de como hacerlo.

Disponen de conectividad 2G, pero es suficiente para hacer llamadas con una pantalla de 1,77” con resolución 480×320 y 128mb de RAM. Dispone de una batería de 500 mAH que según la descripción del fabricante, podría aguantar hasta 10 días en reposo.

En 2008 el ministerio del interior decidió tomar una medida ante este problema, instalar inhibidores de frecuencia en las cárceles para evitar su utilización. Sin embargo según el sindicato de prisiones; dichos inhibidores están obsoletos ya que solamente pueden evitar conexiones 2G y 3G. Con 4G no es posible y cuando tengamos 5G totalmente implantado en nuestro país el problema se agravará aun más. De echo parece ser incluso que algunas cárceles se han tenido que apagar debido a que interferían con algunas comunidades vecinales cercanas a dichas cárceles.

El teléfono móvil más pequeño L8Star BM70 Tiny Mini Mobile Negro Desbloqueado
  • Marcador Bluetooth 3 en 1, auricular Bluetooth y mini teléfono móvil independiente
  • Es compatible con la guía telefónica, el registro de conversación, el texto, la música, el micrófono, la alarma, el reloj, el tiempo de espera de conversación.
  • Modo GSM: GSM 1800/900/850 / 1900MHz, conversación y comunicación sincrónica bidireccional.

Compártelo: